La Conquista del Espacio, el ultimo álbum de Fito Páez lleno de magia intergaláctica

La Conquista del Espacio: el nuevo disco de la leyenda del rock que hizo vibrar a toda una generación.

Fito Páez lanzó su nuevo disco: La Conquista del Espacio

A lo largo de su carrera Fito Páez nos demostró que el planeta Tierra no es solo el lugar donde él habita y que en sus fronteras hay lugar para el espacio exterior. Hace casi 10 años, la leyenda del rock argentino grabó un disco de covers de la música del siglo XX que se tituló Canciones para aliens. Casi una década después, el pasado 12 de marzo de 2020, lanzó su álbum titulado La Conquista del Espacio.

Si algo nos ha enseñado el artista durante todos estos años es que la respuesta siempre está en el amor. En esta oportunidad el rosarino, que “puso una variedad de canciones en el walkman y ahora en el celular”, pasó de liberar ciudades a conquistar el cosmos sideral pero siempre con la misma creencia de que la respuesta está en el amor.

 La Nashville Music Scoring Orchestra abre la canción que da nombre al disco e introduce al oyente en un cine imaginario en cuya pantalla se ve a Fito cargado de vida con la propuesta de conquistar al mundo desde su rol como comunicador a través del arte. A lo largo del tema se van sumando grandes voces de los artistas Juanes, Mateo Sujatovich, María Campos y Franco Saglietti, quienes con su colaboración afirman que la conquista no puede ser posible si no es colectiva.

La estrella más brillante de este universo creado por el gran cantante argentino es “La canción de las bestias”, nominada a mejor canción dentro de los Grammy Latinos 2020. Con esta letra Fito describe al tipo que lleva el peso, “el esclavo”, y revela que él es la bestia pero plantea que todos lo somos. “Está contado en primera persona: yo soy la bestia, me hago cargo, por eso es que me emociona tanto la canción”, declaró Páez a la prensa. “No puedo evitar hacer el daño y después, mi corazón se rompe en mil pedazos. Mi alma es una casa donde vive el amor y las más profundas fantasías del terror”, canta, haciendo referencias al concepto de bestia.

Y lo que nunca nadie hubiese imaginado pasó, claro, tenía que ser en este mundo galáctico. “Malafamero, levantame la peña”, le dice Páez a Hernán Coronel, líder de la banda de cumbia villera ‘Mala fama’, en “Ey, you”. 

Rock y ritmos tropicales juntos en un single; con esto vuelve a demostrar que no importa el género sino el trabajo en sí. La pista despierta las ganas de bailar y aunque puede dar manija y levantar el ambiente, una de las frases que resuenan es : “Yuta… cuándo me vas a dejar de pegar”, letra que denuncia la violencia machista que afecta a mujeres y disidencias de todo el mundo.

Fito Páez

Su contemporaneidad no se agota y junto a la cantante de pop Lali Espósito presentaron una hermosa melodía pero con una terrible historia, como muchas de las canciones que él compone. “Gente de la calle” es una fotografía de una Buenos Aires llena de gente sola en Pueyrredón y Libertador, en Parque Lezama y en Recoleta, en invierno o en verano, gente que necesita nuestro amor como cobijo en un mundo salvaje. “Un mundo de giros, tras giros, bajo un sol vibrante”, dice como en “Mariposa tecknicolor”, mientras el relato callejero hace recordar la entrañable “11 y 6”.

Mostrando una vez más su postura en cuanto a las libertades en todo sentido, el cantautor se aggiorna a las modas actuales como el poliamor y el lenguaje inclusivo, y con frescura juvenil cuenta la historia de Andrea  que deja a un novio merquero al que vio besando a otra, pero cuando ve a su novia desnuda besando a otra arman “tremenda partuza”, así le da cuerpo a “Nadie es de nadie”, la canción tiene algo sesentero con una onda “Flower power”, como diría el autor.

“Todo se olvida” se puede escuchar en los últimos minutos del álbum y arranca diciendo “Amor es el mejor sentimiento, amor es la palabra perfecta, amar es sagrado, amar es lo único que te dará libertad”: ahí es donde se encuentra el corazón del álbum y de Fito.

La conquista del espacio es una oda a la libertad y al caos, donde según Páez se encuentra el corazón de la fiesta. 

El alma rebelde del rosarino no pertenece a ningún “ismo”, como lo dijo en “Al lado del camino”, y a sus 57 años explora terrenos inexplorados y conquistando un espacio donde nos invita a bailar y a jugar, despreocupándonos pero nunca olvidándonos de que la respuesta está en el amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s