Placer femenino: el orgasmo como fruto de la masturbación

Para celebrar el Día Internacional del Orgasmo Femenino hablamos sobre la importancia de la autosatisfacción y sus beneficios.

Placer femenino: el orgasmo como fruto de la masturbación

¿Hablamos sin tabúes? El orgasmo es una liberación de tensión sexual. Un pico sensorial, variable y transitorio, de intenso placer que crea un estado alterado de conciencia. Es eso que hacemos casi por inercia y que tiene el poder de liberar, empoderar y unir fuerzas más allá de los límites de la piel. De hecho, nuestros antepasados, los aztecas, lo tomaban como un “regalo” de los dioses, gracias a los diversos beneficios que le otorgaban a la mujer en cuanto a su salud física y mental. A pesar de que ha estado presente desde siempre, el conservadurismo ha mantenido a las mujeres sumergidas en un limbo de desconocimiento absoluto acerca de su propio cuerpo. 

La ciencia tardó en estudiarnos. El término orgasmo no estuvo en boca de especialistas hasta los años 60, cuando Masters y Johnson analizaron a las mujeres que se reconocían multiorgásmicas. Recién en el 2011, Barry Komisaruk logró elaborar el primer mapa cerebral del placer femenino, el cual demostró que la estimulación de la vagina, el cuello del útero y el clítoris activa tres sitios distintos y separados en la corteza sensorial. Según una encuesta sobre Orgasmo y Placer realizada en España por la firma de objetos de placer, LELO, sólo el 20% de las mujeres logran llegar al orgasmo. Si bien algunas de las causas responden a cuestiones orgánicas, el problema principal es la falta de información, un tema social y cultural.

Hoy, 8 de agosto, se celebra el Día Internacional del Orgasmo Femenino. La fecha fue marcada en el calendario en el 2006, cuando un concejal de Brasil (sí, un hombre) promovió una ley que le dio voz al placer femenino. Aunque queda todo por hacer, afortunadamente el reconocimiento es cada vez mayor y nuestra generación está logrando combatir los estigmas sobre el placer de la mujer mediante la educación sexual. Para celebrar el día, hablaremos de la masturbación femenina, una de las maneras por las cuales podemos llegar al orgasmo. 

A lo largo de la historia la educación sexual en general y de las mujeres en particular, ha sido escasa o nula. La práctica de la masturbación femenina lleva consigo un peso de culpabilidad y vergüenza, que hemos acarreado de generación en generación. Pero la realidad es que es algo natural, que solo aporta beneficios tanto físicos como psicológicos. Nos ayuda a conocernos y a distinguir aquello que nos gusta. Normalizar la autosatisfacción femenina es normalizar el disfrute de la mujer. 

El orgasmo generado por la masturbación posee beneficios similares al que es fruto de un acto sexual (libera tensiones, mejora el sueño y el estado de ánimo y alivia ciertos dolores). Sin embargo, la autosatisfacción es una de las pocas actividades mediante las cuales podemos explorar, simultáneamente, nuestro cuerpo a nivel físico, mental y sensorial. El conocimiento de nuestro propio cuerpo hace que llegar al clímax sea más fácil, siempre que una quiera y esté dispuesta. 

No hay métodos ni maneras correctas o incorrectas. La sexualidad de cada mujer es única y el autoconocimiento tiene como objetivo descubrirla. Es cuestión de ponerlo en práctica, probar y estar dispuesta explorar el cuerpo. Desde el punto de vista terapeútico, se recomienda la masturbación cuando existe una anorgasmia, es decir, la incapacidad total o esporádica de alcanzar el orgasmo, muchas veces producida por el desconocimiento y la insatisfacción en las relaciones sexuales.

Es una forma de construir nuestra identidad. Si bien muchas veces se señala la adolescencia como el momento clave en la búsqueda del yo (quién soy, a dónde quiero llegar…), la indagación del placer empieza desde muy pequeños, a partir del primer año de vida. Interviene en la manera que nos expresamos y desarrollamos en el día a día. Conocerse a uno mismo, tanto emocional como físicamente, es imprescindible para tener un bienestar en la vida.

El terreno de los juguetes sexuales es otro de esos tabúes cuyo desconocimiento impide abrir la puerta a otro mundo de sensaciones. Estos desempeñan un papel muy importante en la masturbación, son grandes compañeros a la hora de obtener placer e innovar. Pero, reitero, todo depende de cada uno, no es necesario utilizar un elemento erótico para autosatisfacerse. 

Las maneras de masturarse son infinitas. Es cuestión de práctica y de gustos. Es una actividad natural, por lo que debemos aprender a ejecutarla con tranquilidad, sin presiones y sin caer en los estereotipos. Es dejarse llevar por la satisfacción. Tenemos completamente aceptado el placer masculino, pero cuando se trata del placer de una mujer se la tacha de viciosa. Es hora de romper con ello y reivindicar que las mujeres nos masturbamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s