Umbanda: ¿secta o religión?

Hace varios años se disputa la misma cuestión: la Umbanda es una secta o una religión, especialistas en culto, testimonios de creyentes y ex participantes de esta creencia cuentan sus puntos de vista.

Muñeco Vudú encontrado en Pacheco y el río, Martínez luego de un ritual Umbanda

En la religión afroamericana Umbanda se realizan sacrificios, rituales, “magia”, “trabajos”, utilizan amuletos y se relacionan con espíritus, entre otras cosas. La línea entre la religión y la secta, el bien y el mal está difusa en este culto, es por esto que muchas personas le temen pero también es por lo mismo que muchas otras lo practican. 

Actualmente 350 templos que practican religiones afroamericanas están inscriptas en el registro nacional de cultos.  El número exacto de los santuarios Umbanda es imposible de determinar ya que hay muchos clandestinos o lugares de consultas privadas que no están registrados.                                                                    

A partir de los estudios de Alejandro Frigerio, sociólogo con doctorado en Antropología en Estados Unidos e investigador del Conicet especializado en el estudio de este tipo de religiones, se conoce que la práctica tuvo un crecimiento lento y silencioso durante los años setenta. En aquel entonces era perseguida por ser considerada un comportamiento desviante por la dictadura militar pero con el regreso de la democracia se volvió visible y comenzó a crecer velozmente.

A finales de los noventa las prácticas religiosas se extendieron por todo el conurbano, y hacia las principales ciudades de las provincias. Mayoritariamente en sectores socioeconómicos bajos bonaerenses y cada vez son más los seguidores de la Umbanda. 

Maria del Pilar Bosca Chillida es gerente operativo de relaciones con los cultos de la ciudad, ella afirma que desde la dirección general de culto tienen muy buena relación con varios templos Umbanda que están dentro de la ciudad de Buenos Aires.

El vínculo es muy bueno siempre y cuando cumplan con la regla general que dice que cada religión debe tener registro nacional de cultos, este es un certificado oficial que te da el ministerio de relaciones exteriores y culto para que puedan tener presencia y desarrollar su culto en el país” contó Bosca.

La Mai Carina Aguirre, líder de un grupo Umbanda, tiene su templo en zona Sur y es miembro de la religión Umbanda hace 18 años. Llegó a ser parte y conocer esta religión por intermedio de una amiga. Carina es miembro del templo lle de Oxala, ubicado en la zona de Lomas de Zamora, fundado hace 25 años.

Ella afirmó que la Umbanda es una religión solo que las personas al conocer tanto de ella suelen tenerle miedo. Sin embargo explicó que todos los rituales que ellos hacen son para el bien social o para algún caso en particular de algún miembro de la religión que necesite ayuda con algún conflicto. 

 Los guías espirituales llegan al templo danzando y cantando. Según contó, ellos hablan con la gente, responden a inquietudes y si tienen que trabajar para los seguidores de la religión por algún pedido especial lo hacen a través de un cigarrillo o una bebida que es ofrecida por los miembros de la religión que estén presentes en el momento de la visita. “Este tipo de practicas es la que genera rechazo en las personas, nos ven como si fuésemos malas personas o como si estuviésemos evocando al diablo para hacer daño cuando en realidad hacemos el bien”, explicó la Mai.                                                       

La Mai Leticia Oxum tiene su templo en San Miguel y es practicante desde hace 29 años. La gente no suele decir abiertamente que es de esta religión porque los que no conocen temen de nosotros. Cuando yo me bautice Umbanda, descubrí que mucha gente de mi barrio seguía esta religión y que no era solo mi vecina de al lado. Resulta que a la vuelta había otro Pai y  enfrente una Mai”, contó Leticia. 

Al igual que Carina, Leticia cree que las personas suelen clasificar a esta religión como secta debido a los rituales y los sacrificios que se realizan para hacer los “trabajos”. Ella cuenta que todos los sábados a la medianoche se realizan sesiones que son guiadas por la Mai de Santo. Las ceremonias son llevadas a cabo en el templo y las realiza con sus hijos espirituales.   

Estas no tienen un precio, solo se les pide a los participantes que lleven velas de color rojo, flores coloridas, colonia, miel y alguna bebida alcohólica. Todas estas ofrendas son para la entidad que irá a visitarlos esa noche. “Por lo general arrancamos las sesiones a las doce de la noche y terminamos a las cuatro y media de la madrugada. Es cansador pero la gente renueva energías” contó Leticia con una sonrisa. Pero rápidamente agregó que los horarios que ellos manejan para hacer las ceremonias suelen causar sospechas entre los vecinos y las personas ya que se realizan en altas horas de la noche.

En el imaginario popular, la religión Umbanda ha quedado asociada a prácticas oscuras y peligrosas, mezclando el uso de magia negra, sacrificios cruentos, consumo de sustancias, violencia física y muchas otras prácticas delictivas. “Nuestra rama tiene una mezcla de espiritismo e invocamos espíritus pero ellos no llegan para hacer mal y nosotros tampoco usamos nuestras medias unidades para hacer el mal” afirmó la Mai.

Por un lado Pablo Salum, especialista en sectas y fundador de la red LibreMentes afirma que hay daños graves en las personas que participan de estos ritos. Daños físicos y mentales, hay víctimas que terminan internadas con delirios psicóticos y que incluso algunos de ellos cometen asesinatos. “Cuando las víctimas tienen una patología de base es aún peor” contó Pablo.                                                                            

Así mismo, Alejandro Frigerio asegura que los grupos religiosos que se ven inmersos en actividades delictivas no tienen nada que ver con la práctica de la religión: “Todos los practicantes de la Umbanda en Argentina se indignan cuando ven que alguien declara practicar su fe y es un delincuente”.

Bosca explica que es una religión cargada de mucho mito, “mucha mezcla”. Aclara que las personas se aprovechan y toman como base el dogma Umbanda para después realizar otras actividades que no son legales. “Por eso tenemos bien claro que nosotros nos relacionamos con los que tienen certificado en el registro nacional de culto.” reitera. 

Una Mai evocando a una entidad en la costa de Pacheco y el río, Martínez

La actual directora de culto cuenta que el primer templo Umbanda en la ciudad de Buenos Aires se fundó hace 100 años. “Esto nos dice que la religión no es algo nuevo, lo nuevo son estos movimientos que vienen de Brasil, que tienen otro sincretismo, no originales. Porque toman elementos de diferentes religiones y se llaman así mismo Umbanda y en realidad la mirada está puesta en engañar al otro y jugar con las personas”, opinó María del Pilar.

La línea entre las prácticas principales de la religión, como la del sacrificio de animales y la de considerarla un acto criminal está difusa. “Lo que más rechazo produce es la forma de practicarla: el uso de los tambores, los bailes y la práctica del sacrificio de animales. Acá esas cosas siempre se asocian al primitivismo y a los negros, elementos de los que nuestra sociedad siempre quiere distanciarse” , señaló Frigerio.

Además el sociólogo aclaró que: “Los sacrificios  siempre son de animales de granja y la carne es cocinada y compartida por todos los asistentes luego de los rituales, salvo que el trabajo sea de salud ya que se cree que, por ejemplo, una gallina que se usó para “limpiar” a una persona luego se carga con su enfermedad y debe entonces ser dejada en algún lado con pasto y árboles sin consumirla”.

En el templo de la Mai Carina no se inmolan animales porque practican la línea Yeye Yeya, allí solo se trabaja con yuyos. “Nosotros no sacrificamos animales pero otras líneas de la Umbanda sí lo hacen”, afirmó Carina. La Mai justificó que los animales en nuestra sociedad son sacrificados para las pieles, los zapatos, para comer pero igualmente para la gente sigue siendo una barbaridad que muchos practicantes de esta religión inmolen animales para la sanación de un ser humano.

A diferencia de la línea de Carina en el templo de la Mai Leticia de Oxum se practica la batuque, en la cual se sacrifican animales. La Mai contó que estos se hacen para devolver la fuerza espiritual por eso se necesita usar ofrendas naturales que son propias de sus creencias. “Usamos verduras, frutas, sangre animal, por ejemplo de ovejas, gallinas o patos” contó mientras señalaba un cajón de madera repleto de fruta.           

Gallinas sacrificadas para realizar un “trabajo” de sanación en Alvear y el río, Martínez

“Muchas personas ignorantes creen que sacrificamos animales por diversión o para hacerles daño. Simplemente hay otras que creen que hacemos sacrificios con restos de seres humanos fallecidos, antes me enojaba pero ahora solo siento pena por semejante ignorancia“, dijo la Mai entre risas y admitió que esta es una de las principales razones por la cuales las personas creen que la Umbanda es una secta.

Por su parte el Pablo Salum señala que por más de que algunos grupos umbandistas no hagan sacrificios de animales, la mayoría si los hace y explicó que la tortura de los mismo se usa para generar daño psicológico en la víctimas. 

Agregó que muchos de estos grupos utilizan restos humanos, huesos, cadáveres de niños recientes fallecidos y seres humanos vivos. Saum tuvo experiencias ayudando a niños secuestrados, drogados, abusados, torturados y sacrificados en Santiago del Estero y Corrientes. En distintas oportunidades padres le han pedido ayuda para encontrar el cuerpo de su bebé fallecido y ha colaborado con la policía para encontrar a los que se hacen llamar miembros de la religión Umbanda, culpables de estos delitos.

Sin embargo los sacrificios de animales están amparados por la ley. En la reglamentación para la inscripción de entidades religiosas en el registro nacional de cultos, el punto 10 indica: “Actividades permanentes y regulares de culto. Se deberá presentar pliego firmado por la máxima autoridad religiosa de la entidad en el que se informe los ritos y ceremonias más importantes, describiendo su finalidad y contenidos. Si las actividades de culto prevén el sacrificio de animales, determinar cómo se realiza y cuáles son las personas autorizadas para llevarlo a cabo. Se deberá informar la frecuencia de reuniones de culto, indicando los días y horarios de celebración”.

Según Frigerio, en esta sociedad existe un pánico moral hacia las sectas que se relacionan con lo primitivo y con el sacrificio de animales como en el caso del umbandismo. Son muchos los prejuicios que hay con respecto a esta religión. 

Por su parte Bosca hizo mención a los medios de comunicación: “Lo único que se escucha con respecto a esta religión es que un Pai umbanda hizo un rito sangriento”, “Ellos no son eso, por eso son los primeros en querer derrumbar los mitos y prejuicios que los demás tengan”, aclaró la directora de culto.  

“En una época, todos los canales de televisión hablaban de lo mala que era esta religión y uno veía a los país tratando de defenderla, pero les era muy difícil porque su forma de religiosidad es cuestionable para nuestra sociedad”, manifestó Frigero. Además agregó que hay una gran disyunción entre el bien y el mal en esta religión ya que las sectas traen consigo una connotación negativa y este culto tiene miles de grupos y cada uno hace su doctrina y pseudo prácticas por esta razón la mayoría de las personas lo ve como secta.

Según contaron las referentes de esta religión, la mayoría de los individuos llegan por recomendación de algún amigo o vecino, mayormente estas personas se ven afectados por algún tipo de enfermedad o adicción y “caen” en las manos de los Maes o de los Paes.                                                                                                                                                        

Sin embargo, Pablo Salum señaló que por lo general todas generan un daño en las víctimas,  ya que captan a personas en situación de vulnerabilidad o bajo estado de ignorancia ofreciendo soluciones mágicas. También afirmó que incluso se meten en la sanidad ofreciendo curaciones para la depresión, adicciones y otras enfermedades.

En esta línea agregó que: “La mayoría no se inscriben como cultos, hay niños que ven sus derechos vulnerados dentro de estas organizaciones coercitivas que suelen estar vinculadas al robo y tráfico de restos humanos. También al narcomenudeo, ya que al realizarse las reuniones en cualquier hogar en horarios nocturnos facilita esta actividad camuflada detrás del supuesto culto.“

Edgard, ex Pai Umbanda, dejó de servirle a esta religión porque se dio cuenta de que “le habían lavado la cabeza”. Practicó la religión Umbanda durante 20 años incluso tenía su templo en Lanús en un terreno a la vuelta de su casa. “Yo construí ese templo a pulmón, llegue a vender cosas de mi casa para poder crear ese espacio de encuentro”, contó Edgard.             

El ex Pai contó que de chico había sufrido abusos físicos y psicológicos por parte de un familiar. Por esta razón decidió buscar ayuda espiritual y la amiga de su madre lo llevó a una sesión. “Yo estaba ahí a un costadito parado en el templo y ví como las personas comenzaron a hablar con distintas voces mientra los macumberos tocaban los tambores”, esto hizo que Edgard creyera rápidamente que los Umbanda le harían volver a vivir una vida plena y feliz.                                                                                                  

Me tomó 20 años darme cuenta de que todo esto era en realidad una especie de secta, de que matar animales para ofrecerlos a un Dios no está bien y que si ese Dios me pide que mate a otro ser vivo no es un buen Dios como realmente creemos”, confesó arrepentido.                                                                                     

La victima nunca hizo magia negra o “trabajos” en contra de otras personas pero cuenta que muchos Paes que él conoce lo han hecho y que no utilizan la magia o sus dones de médium para hacer el bien como dice el dogma Umbanda. “Las personas que suelen llegar a los templos son personas con algún tipo de enfermedad grave, por ejemplo una adicción, son personas débiles, fáciles de manipular y de captar”, describió la víctima.

A diferencia de Edgard, Leticia afirmó que cada año son más las personas que se acercan al templo para recibir trabajos de sanación o ser parte de las sesiones e hizo hincapié en que los “trabajos” se realizan de forma gratuita y siempre con el fin de sanar a la persona. Además agregó que cada ser humano es libre de hacer lo que quiera, y que en su templo nadie es obligado a quedarse si no quiere: “Es una religión que ha crecido mucho en los últimos años y sigue creciendo día a día pero por voluntad propia de los individuos, ningún Pai capta a personas vulnerables sino que ellas vienen solas”, señaló la Mai.

Por último Bosca aclaró que los Umbandistas no forman parte de una secta y que la gente está muy confundida al identificarlos como tal ya que el hecho de que estén inscriptos en el registro de culto, los hace una religión. En la página del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto se encuentran los requisitos para la inscripción de entidades religiosas en el Registro Nacional de Cultos. 

Sin embargo según explico Pilar, no se puede saber con exactitud cuántos “templos Umbanda” existen en la ciudad de Buenos Aires ya que la mayoría no están inscriptos ni tampoco se puede saber qué es realmente lo que practican dentro de estos ya que actúan de manera clandestina. Estos casos no se pueden considerar practicantes de la religión y sí podrían clasificarse como sectas dependiendo el tipo de actividad que desarrollen.

Por otro lado, los templos Umbanda principales de la ciudad de Buenos Aires participan en las diferentes propuestas que llevan a cabo desde la dirección general de culto, como por ejemplo los distintos foros de diálogo Interreligioso. El año pasado muchos jóvenes que practican la religión africanista participaron de la red interreligiosa de jóvenes y del almuerzo interreligioso que se realizó junto al jefe de gobierno.

Por: Guillermina Leudesdorf

Fuentes de Imágenes y video: Guillermina Leudesdorf

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s